sábado, 26 de junio de 2010

Ser informático: una profesión maldita

Hola, lectores no informáticos. En el artículo de hoy os voy a explicar por qué os parece que vuestros amigos informáticos os odian un poquito, por mucho que lo quieran ocultar. Marcad un punto por cada frase que hayáis mencionado a un informático; si llegáis a cinco puntos, ¡felicidades! Jamás haréis buenas migas con esa persona.

5. Jajaja, seguro que eres un friki pajillero y te pasas el día delante de un ordenador

Una vez superada esta etapa, y habiendo descubierto que no ofende quien quiere sino quien puede, esta frase pasa a convertise en un simple cliché que se puede ignorar fácilmente. Sin embargo, no es la mejor manera de hacer amigos.

4. Yo hice un cursillo de FORTRAN y tampoco es para tanto.

Ya me perdonaréis los físicos que leáis esto, pero esta es la frase preferida de los físicos que conozco. Saber codificar funciones de cálculo NO es saber programar. Además, la programación sólo es una de las tareas que sabemos hacer los informáticos, y seguramente sea la más sencilla. Por encima tenemos el diseño de software, de procesadores, configuración de redes, compiladores y otras mierdas que me hierven la sangre sólo de pensarlas

3. ¿Qué me recomiendas, una Nvidia ASDOI34 o una ATI X2903F#?

Muchos de nosotros nos dedicamos al software y no tenemos ni idea de hardware. Es más, estamos en nuestro derecho de no tener ni idea de hardware, porque no nos interesa ni nos compramos cada mes la PC Actual. Ah, la respuesta es sencilla; la más cara es la mejor, a partir de aquí tú sabrás lo que te quieres gastar.

2. Me acabo de comprar un ordenador. ¿Me puedes pasar una copia pirata del Windows?

Primero; si te has comprado un ordenador, debería venirte con windows, por desgracia. Segundo; no uso Windows. Tercero, soy informático y como tal respeto a los programadores que quieren cobrar por su trabajo (ya que no perciben compensaciones por canon ni otras mierdas). Si quieres usar Windows, te lo compras. Cuarto, me estás pidiendo algo ilegal. Yo te paso una copia de Ubuntu, que es libre y gratuito.

1. Ah, ¿eres informático? Mira, no me funciona el messenger, a ver si vienes a mi casa cuando te vaya bien y me lo arreglas

Pero, amigos, lo peor de ser informático es que te presenten como “Carlos el informático”, y automáticamente toda la gente a tu alrededor piense que tiene derecho a convertirte en su esclavo. Para los no informáticos, imaginad que os presenten a una chica y lo primero que le digáis sea: “Hola, Laura. Mira, no tengo novia, a ver si vienes a mi casa cuando te vaya bien y me la chupas un rato”. Esa misma impresión estáis creando sobre el informático.


domingo, 20 de junio de 2010

Identidad nacional vasca

Hay vascos ateos y creyentes, vascos feos y guapos, vascos vagos y otros trabajadores, vascos nacionatas y antiabertzales, vascos locos y vascos cuerdos, vascos fatxas y demócratas, vascos del Athletic, de la Real, y otros que odian el fútbol (por ejemplo yo), vascos que flipan con el vascuence y otros que no le vemos nada interesante al tema, vascos rockeros y vascos que les gusta la ópera ...

Como NO ser más productivos

  • No de las herramientas adecuadas a los trabajadores. Deles cortauñas si tienen que apretar tuercas.
  • Haga que la estructura de su empresa sea lo más compleja y burocrática posible. A poder ser que la pidámide sea casi una línea vertical.
  • Matenga una altísima rotación de la plantilla. Contratelos por tres meses o menos.
  • Mantega a la plantilla entretendia en reuniones si sentido. Procure que la mayoría de los trabajadores no haga otra cosa que acudir a reuniones.
  • Los jefes deben como principal finalidad el poner piedras en el camino a los subordinados.
  • No cree un clima agradable de trabajo. Procure que el centro de trabajo parezca una leonera y haya humedades por todos los lados.

Baja productividad

Con lo de la reforma laboral ya salido la frasecita: "España tiene una baja productividad"

La productividad proviene de varios factores:
  • humanos: preparacion, motivacion ....
  • tecnicos: medios productivos tecnicas de produccion ....
  • organizativos: estuctura burocraticca de la empresa, toma de decisiones ..
Todo esto es responsabilidad de los empreadores/empresarios pues son quieren al fin y al cabo toman todas estas decisiones en estos campos.

Pero la reforma laboral no ha puesto ni una coma por arreglar estos asuntos.

Sencillamente no va a servir para mejorar la economia.

no ahonda en la formacion de los trabajores y de los propios empresarios, ni en politicas para actualizar sistemas y tecnicas productivas.

Es la productividad por hora lo que dara fortaleza a nuestra economia, no el abaratamiento del despido
.

Comunismo y capitalismo "liberal"

Desde ue el mundo es mundo, siempre se ha discutido sobre le reparto de la riqueza.

Algunos propones el liberalismo a ultranza y otros creen que la solución es el comunismo.

Veamos un ejemplo:

Un profesor les propuso a sus alumnos hacer un experimento en clase sobre el socialismo: Todas las notas iban a ser promediadas y a todos los estudiantes se les asignaría la misma nota de forma que sería reprobado, aunque nadie puediese llegar a la excelencia, lo que significaría una ventaja global para todo el curso.


Después del primer examen, las notas fueron promediadas y los estudiantes que se habían preparado muy bien estaban molestos porque no vein recompensado su esfuerzo y los estudiantes que estudiaron poco estaban contentos.

Pero, cuando presentaron el segundo examen, los estudiantes que estudiaron poco estudiaron aún menos, y los estudiantes que habían estudiado duro decidieron no hacerlo, ya que no valía la pena.

Cuando se hizo el examen final, realizado por una junta de profesores, todo el curso quedo reprobado.

Las notas nunca mejoraron. Los estudiantes empezaron a pelear entre si, culpándose los unos a los otros por las malas notas hasta llegar a insultos y resentimientos, ya que ninguno estaba dispuesto a estudiar para que se beneficiara otro que no lo hacía.

Como todos perdieron el curso el profesor les dijo: Eso es lo que conduce el comunismo.

Al año siguiente, el profesor decidió cambiar de táctica.

Duplicar la calificación para los que superaban el promedio y disminuirla a la mitad para los que estaban por debajo.

Llegado a fin de año, luego de varios exámenes, los que obtuvieron menos del promedio dejaron de estudiar, descorazonados por el esfuerzo y la magra recompensa.

Cuando se hizo el examen final, realizado por una junta de profesores, todo el curso quedo reprobado, ya que los que tenían baja notas no se presentaron y los que las tenían altas, no sabían casi nada.

Entonces entendieron la lógica del capitalismo liberal.

domingo, 13 de junio de 2010

España: Economía de pandereta

El siguiente es un extracto de un libro que leí hace un tiempo. Describe muy bien como funciona un gran sector de las empresas españolas. ¿Funcionarán así en Alemania?..... en mi opinión... lo dudo... y así nos vá, somos un país de pandereta





¿Cómo es posible que un individuo absolutamente lego en materia de software sea capaz de dirigir un proyecto sin que se le vea el plumero? ¿No debería hacerse evidente su incompetencia? ¿No debería fracasar el proyecto estrepitosamente? Sin embargo, estos individuos conservan sus puestos durante años (normalmente hasta la quiebra de la empresa).

La clave de este misterio está en el proyecto bicicleta.

Grosso modo, las fases de un proyecto bicicleta son: Análisis de requisitos, diseño, implementación, fase de pruebas, entrega, revisión. En la fase de análisis de requisitos el cliente informa de lo que desea, en la fase de diseño se da forma al producto, en la fase de implementación se codifica, en la fase de pruebas se comprueba que todo haya ido bien. Las cuatro primeras fases pueden parecer las más importantes, pero en un proyecto bicicleta resultan ser del todo prescindibles. Se deja todo a la fase de revisión (que le suele tocar a uno).

En estas primeras fases nuestro amigo manager no trabaja (recordemos que simplemente es incapaz), tan sólo sale del paso. Hasta la fase de entrega no hay nada de que preocuparse, se trata de disimular. Pero claro, algo tangible hay que tener, algo que enseñar a la directiva en las reuniones. ¿De dónde se saca? Simplemente se baja de internet o se compra. Digamos que el cliente necesita un sistema de workflow, accesible por web y que sea escalable. Pues bien, se va uno a un buscador y se introduce “cheap web-based workflow system java source code download”. Se navega un poco, se busca un producto con colorido futurista, se saca la tarjeta de crédito, y voila. El proyecto bicicleta ya tiene forma.

A continuación nuestro amigo manager designa un equipo de desarrollo para las fases dos, tres, y cuatro. La experiencia le ha enseñado que para proyectos bicicleta se deben escoger desarrolladores cuanto más lerdos mejor, para que no se den cuenta del pastel (aquí se sigue el principio del “traje del emperador”).

Podemos empezar a sospechar que en la mesa de al lado se esta cociendo un proyecto bicicleta cuando el equipo de lerdo-desarrollo juega al 69 profesional. Se intercambian comentarios-perla muy pomposos, tales como “los canales de intercambio de información son muy limpios”, “el factor usabilidad es determinante en el diseño de los javabeans”, “ya he incrementado el número de parámetros del constructor, te mando el punto class por mail”, o “este JSP tiene tres mil líneas porque he aplicado un patrón FACADE de acceso concentrado”.

Dos meses después llegamos a la fase de pruebas. Obviamente el producto es una mierda. Pero las pruebas corren a cargo del mismo equipo, y los niños de uno nunca son feos. Así que con la cabeza bien alta, se prepara un zip, un manual de instalación, y entrega tú, Carlitos, que a mí me da la risa. ¿Estado del proyecto? Entregado. Viernes noche. Cena de proyecto. Aplausos, risas, más 69. El lunes llegarán las sorpresas.

Ilustremos la fase de revisión con un ejemplo gráfico:

El proyecto porsche

Llega el lunes y uno abre el correo. Subject: “Incidencias en el proyecto Porsche”. Te requieren “un par de días” para “echar una mano” con “unos bugs”. Reunión dentro de quince minutos.
Entras al despacho. Ahí esta nuestro amigo manager. Te explica la historia: el proyecto Porsche es uno de los más punteros de la empresa (uno sospecha que es puntero a null). Se han aplicado novedosas técnicas de diseño e implementación y se ha conseguido entregar un producto perfectamente acorde a los requisitos del cliente: un porsche descapotable, seguro, ligero, veloz, de bajo consumo y de bajo coste. Se ha hecho rápido y bien. Un éxito. En la fase de revisión han surgido unas pequeñas incidencias que hay que revisar.

Bien. Vamos a ver la maravilla. Entramos al hangar del proyecto porsche, y ahí está la criatura: una bicicleta. De paseo. Sin cambio de piñón ni nada. Lleva una pegatina detrás del sillín con el logo de la empresa y la palabra “PORSCHE”. En la cesta va un certificado de AENOR. Aquí uno normalmente monta en cólera y empieza a gritar que quiere ir a hablar con el director, los socios fundadores, los clientes, los accionistas, el papa de Roma. Uno quiere ver a alguien colgado en la plaza pública.

Lo que sucede acto seguido es que a uno le llevan a un despacho en recursos humanos y le aplican de nuevo el método combinado “Ludovico/Habitación 101″. La chavala de RRHH, que se suele llamar Maika o Ivon y va vestida con ese traje de pantalón negro y tacones estilo mujer corporativa con master en dirección de empresas, nos interroga con voz de Valium 500:

[Ivon] Señor Fuckowski, ¿cuáles son sus quejas respecto al proyecto porsche?

[yo] ¿¿¡PERO QUE PORSCHE!??

[Ivon] El proyecto porsche, uno de los mas punteros en…

[yo] ¡¡Que sí, que sí, que me sé la película!! ¡¡Pero es que “eso” es una bicicleta, y se supone que tengo que convertirla en un porsche en dos días, y me han dado un destornillador y un bote de pintura!!

[Ivon] Señor Fuckowski, es cierto que el porsche presenta algunas incidencias, pero..

[yo] ¡¡BICICLETA!! ¡¡BICICLETA!!

[Ivon] Señor Fuckowski, ¿está atravesando una crisis personal? Debe haber una razón para su postura negativa acerca del porsche.

[yo] No. Estoy perfectamente. O lo estaba, hasta que vi la bicicleta.

[Ivon] Habitación 101, señor Fuckowski .

Habitación 101. Silla con correas. Camisa de fuerzas. Logos de la corporación. Certificaciones de calidad. Proyector XGA. Pantalla panorámica que muestra una enorme bicicleta de paseo. Allí nos espera el director de la empresa.

[director] Señor Fuckowski, describa usted este porsche.

Me ahorraré los detalles de la tortura, pero implica disertaciones sobre la actitud positiva, la creencia en la visión de la empresa, la auto motivación, la letra pequeña del contrato. En definitiva, que si no ves el porsche vas a la calle.

Después del almuerzo ya está uno perfectamente motivado, asistiendo a una conference call entre la empresa, representada por el manager, y el cliente, representado por un consultor con traje negro y corbata chillona, contratado ayer, que cobra 100 euros la hora mas dietas, y al que no le interesa decir “meteos la bicicleta por donde os quepa” y cobrar 25 euros por quince minutos.

[consultor] Bien, vamos a clarificar las incidencias respecto al porsche. Lo primero que hemos notado es que le faltan dos ruedas.

[manager] Sí, hemos optado por el diseño minimalista que va con nuestra visión de empresa: “práctico, funcional, óptimo”.

[consultor] Ya veo. Pero un porsche con dos ruedas no casa con nuestro modelo de negocio. Lo necesitamos de cuatro ruedas.

[manager] Creo que podremos refactorizar el porsche y hacer un clone para añadir dos ruedas extras, ¿cierto? -me mira a mí

[yo] ¡¡Sí, jajaja!! ¡¡Chupado!! Dame una hora.

[consultor] Perfecto. Bien, la segunda incidencia. No encontramos la capota.

[manager] Sí. Lo querías descapotable, ¿no?. Pues hemos simplificado mucho la usabilidad retirando la capota.

[consultor] Bien, pero no sólo la queremos quitar, también la queremos poner.

[manager] Ah. Eso no está especificado en los requisitos iniciales, así que lo consideraremos funcionalidad extra y lo cobraremos por separado. ¿Que impacto tiene este nuevo requerimiento en el sistema? -me vuelve a mirar.

[yo] Afortunadamente los interfaces están muy limpios, así que podremos modificar la capa externa sin impacto en el kernel, jajaja.

[consultor] Perfecto. Otra cuestión, ¿dónde están el contacto y la llave? Cualquiera podría robarnos el porsche.

[manager] Hemos optado por el modelo multiusuario para la implementación inicial, pero podemos añadir un módulo de seguridad al sistema, ¿no?

[yo] ¡¡Siiii!! ¡Precisamente tengo aquí un módulo de encriptación SSL para porsche!

[consultor] Brillante. Sólo dos incidencias más. Se requiere demasiado esfuerzo al usuario para completar tareas con el sistema. ¿Podrías cambiar los pedales por un motor?

[manager] En principio queríamos dar la máxima libertad de acción al usuario, por lo que hemos optado por un modelo de cliente pesado.

[consultor] Bien, pero consideramos excesiva la cantidad de trabajo que se deja al usuario.

[manager] Podemos llegar a un compromiso razonable entre la libertad del usuario y la automatización de procesos, ¿no es cierto?

[yo] Indudablemente. Sustituiremos el motor de giro asistido por pedales por uno compatible asisitido por pistones. Quizá requiera añadir un módulo de almacenamiento externo para combustible, pero siempre lo podríamos poner en la cesta, jajaja.

[consultor] Estoy contigo al cien por cien. La última: el sistema no ha superado las pruebas de rendimiento. En los requisitos consta que el sistema debe alcanzar los doscientos por hora.

[manager] El rendimiento siempre puede variar dependiendo de la plataforma. Las especificaciones de este sistema son “carretera de hielo con un 70% de pendiente descendiente”.

[consultor] Bien, verificaré qué plataforma estamos utilizando en explotación. Pero creo que vamos a necesitar más velocidad.

[manager] Siempre podemos afinar el kernel, ¿no es cierto?

[yo] Cierto como que me llamo Fuckowski.

[consultor] Muy bien, caballeros. Ha sido un placer.

Tres de la mañana. Un termo de café. Un cubo de pintura, un destornillador. Y una bicic.. un porsche.

sábado, 12 de junio de 2010

Políticos de Jet privado. Edurne Uriarte

La máxima aspiración de un pijo es el avión privado. Tanto se han democratizado las formas de vida, cada es más difícil distinguir un Zara de un Gucci, que no quedan símbolos de auténtica distinción. El pijo se muere por el más deseable de todos ellos, y el político que ha olvidado su labor y su representación, también. En su caso, sin asientos de cuero y sin habitación, pero jet privado, al fin y al cabo, que es como algunos políticos usan los aviones del Ejército.
No sé si el Gobierno se dignará a responder al diputado Jaime García Legaz sobre los tres Falcon que malgastaron tres ministros para ir a Bruselas a la misma hora. Pero son capaces de argumentar que se debió a la seguridad, excusa que utiliza la clase política para justificar su estilo de vida a lo Bill Gates. En general, bajo el consentimiento de la oposición que espera con ansiedad su turno en los jets.
Y cuando no hay forma de entender que los ministros no viajen en vuelos comerciales, salvo en muy específicas ocasiones. El Correo publicaba ayer que Ibarretxe gastó 20.000 euros en un avión privado dos meses antes de dejar su cargo… para dar una conferencia en Irlanda del Norte. Sobre el «conflicto», por supuesto. Inocencio Arias relataba hace unos días en su blog que De La Vega se llevó a 40 personas en un «jet» del Ejército en su último viaje a Nueva York, hoteles de lujo incluidos. Con un objetivo tan obviamente vital para el interés nacional como era participar en un seminario sobre la Transición y acudir a un concierto. En otras palabras, pasar unos días de lujo en Nueva York y hacer autopromoción a cuenta del erario público.
Y éstos son los mismos que van a subir los impuestos a los «ricos» de la clase media. Para seguir viviendo como ricos de verdad. Que uno se acostumbra al jet y pasarse a los vuelos comerciales es un trauma insoportable.